Agregador de canals

Incendios: salvar a Galicia de sí misma.

La mirada del mendigo - Dg, 22/10/2017 - 13:00

La solución a un problema tan complejo como la recursividad de los incencios forestales en el NW peninsular debe venir, necesariamente, de un análisis de sus causas. Las soluciones deberán necesariamente ser de naturaleza política como corresponde a un problema tan imbricado en la sociedad.

Voy a particularizar para el caso gallego por la comodidad que da la cercanía (también por ello escojo escribir en la lingua franca), pero todo lo subsiguiente es perfectamente extrapolable a sociedades hermanas como la portuguesa o la asturleonesa. El orden en la exposición será de las actuaciones más generales a las más directas y concretas.

1 Existe un verdadero y último responsable de esta criminalidad incendiaria: la ignorancia y la miseria en la que vive el rural gallego. Una persona cultivada, con un buen trabajo, no va dejando mechas encendidas por el monte. Por lo tanto, la base para erradicar la plaga de incendios es algo tan sencillo de enunciar y tan difícil de realizar como conseguir que llegue la civilización y el desarrollo a la sociedad gallega, más allá de la superficial materialidad.

Igual que un analfabeto funcional no tiene criterio para valorar una obra de arte y tanto le da Ingres que Warhol, Oscar Wilde o Ken Follet, y para el cual un lingote de paladio es sólo un pedazo de metal sin utilidad, tampoco es capaz de distinguir un ecosistema boscoso bien preservado de una plantación forestal, que viene a ser como un menú de hamburguesería al arte culinario. En la vulgaridad del que adquiere sus referencias musicales escuchando las radiofórmulas, así vive la sociedad gallega complacida con la idea de que vive en un paraíso natural, incapaz de comprender que su estupidez, indolencia y codicia han convertido los montes gallegos es un desierto verde, un yermo ecológico donde los ecosistemas autóctonos son pequeños atolones permanentemente amenazados por el fuego y la introducción de alóctonas. No hay región europea que presente una destrucción más profunda de sus ecosistemas que el cuadrante noroccidental de la península Ibérica y aún se tiene la desfachatez de pretender, con la desvergüenza que da la ignorancia, que tienen algún valor sus paisajes ambientalmente devastados.

Así pues, la labor más urgente y perentoria es la de elevar el nivel educativo de la población, y no sólo aquella en edad escolar, para que sean capaces de percibir la inmundicia en la que bracean. Que comprendan la barbarie de actos como provocar un incendio o encogerse de hombros mientras no amenace su propiedad, de introducir especies invasoras como las de los géneros pinus (ninguna de cuyas especies es autóctona, a los estudios paleopalinológicos me remito), eucaliptus, acacia, considerar el monte como el vertedero en el que hacer desaparecer desde una lata de cerveza a un frigorífico, diseminar cebos envenenados o armar lazos, usar insecticidas en época de polinización o glifosato como si fuera agua bendita et caetera. En el mejor de los casos, la población ha acogido con indiferencia cómplice la silenciosa destrucción de su patrimonio natural, y sólo se altera y alarma cuando se manifiestan las consecuencias de su crimen ecológico: los incendios forestales.

Para ello se puede sugerir que la ecología entre en el currículo escolar (debería empezarse por elevar el nivel del cuerpo docente) o campañas de información y educación en las aldeas pero, realmente, lo que elevaría el nivel cultural general de este pueblo es el progreso socioeconómico. Es evidente, para trabajar en la agricultura de subsistencia que aún persiste en el rural no hacen falta muchos estudios, pero sí para trabajar en una economía moderna.

La división de roles productivos del franquismo diseñó para este país el cometido de proveer de madera barata a la industria de la celulosa y los tableros de aglomerado. El resto, actividad primaria e incubadora de carne para la emigración. Es ineludible sobreponerse a este hado legado del fascismo y siglos de monarquía castellana y proyectar una industrialización en aquellos sectores con mayor potencial de crecimiento (nanotecnología, robótica industrial, IA…), con capital público dado que el privado ha demostrado ser impotente e incapaz.

No hay ninguna ley natural que condene a este país al subdesarrollo y alinearse entre las naciones tecnológicamente más avanzadas y prósperas; el límite estará sólo en la ambición de la sociedad por superarse. Para ello, la sociedad deberá realizar un enorme esfuerzo de educación, formación y capacitación de trabajadores para esos nuevos sectores económicos, de forma sincrónica a la creación de empresas que los acojan (si no, estaremos formando futuros emigrantes y profesionales sobrecualificados abocados al subempleo).

Sólo un poderoso despegue económico sacará a Galicia del marasmo en el que está sumida, arrancando a los jóvenes del mundo de palurdismo y bestialidad de las aldeas e incorporándolos una industria potente y un sector terciario que le dé servicio. Ofreciéndoles alternativas de trabajo en los núcleos urbanos, cada vez serán menos los que van detrás de medio centenar de ovejas con el mechero en el bolsillo. Eso que nos ahorraremos en subvenciones, que deberían ir destinadas a incubar el futuro, en vez de desperdiciar recursos limitados procurando mantener vivo un pasado periclitado.

Por supuesto, en Galicia puede y debe haber un potente sector agropecuario, pero deberán ser profesionales y no la mamarrachada que es el campo gallego hoy en día, en que la inmensa mayoría de tierras están dedicadas al autoconsumo, unas patacas, unos tomates, la leira de millo y unas vacas que se sueltan en el monte para que coman lo que encuentren tras el último incendio.

La única alternativa capaz de competir en el mercado con productores profesionales de otras partes del Estado y del mundo pasa necesariamente por la colectivización y la tecnificación. Que nadie se mueva a engaño, la agricultura del s.XXI sólo asegura un sustento digno a un reducido número de trabajadores por hectárea, que se deberán asociar para reducir los gastos de capital y racionalizar la producción. El pasado es pasado, y a la realidad le es indiferente nuestra opinión al respecto. O logramos producir de forma competitiva, o quedamos fuera del circuito comercial. Que es exactamente lo que ocurre con todas esas tierras agrícolas abandonadas o dedicadas a una agricultura de subsistencia propia del país atrasado, subdesarrollado, que es Galicia (¿cómo osar en soñar con la indepencia, no nos vayan a tomar la palabra? pues sin estar a la sombra de un Estado rico que pague subvenciones, nóminas y pensiones, aquí se volvería a pasar hambre).

Una vez echada a andar la maquinaria económica, Galicia recuperaría la dignidad y el amor propio y no tendría que recurrir a la bajeza, propia de un pueblo que no se respeta, de lograr sustento de la explotación destructiva de sus recursos naturales. La ecología, ciertamente, es un lujo que sólo se pueden permitir los países desarrollados, mientras que los miserables de la tierra, aquellos que no tienen otra forma de generar riqueza más que permitiendo el expolio de su país y colaborando en él, no se pueden permitir el regalo y el orgullo de mantener, siquiera una parte significativa de su territorio, en buen estado de conservación como legado a las generaciones venideras. En suma, Galicia es social y económicamente un país subdesarrollado (insisto, sin las transfetencias del Estado las condiciones de vida serían las de un país sudamericano); pues bien, yo propongo y pretendo tener como modelo a Alemania o Dinamarca, y no a Perú o Chile, como modelo de país que se respeta a sí mismo y sabe conjugar desarrollo económico cuyo motor es un potente sector industrial, con la salvaguarda de su patrimonio natural, que todo alemán aprende desde niño a respetar y enorgullecerse de él, pues lo siente como propio. Su patria.

2 Todo lo anterior conduce a un mismo objetivo: dignidad. Durante los últimos doscientos años, la creación del Estado-nación español (un mito, como todos los demás) a partir de un patrón cultural castellano (donde residía la corte) ha sido a costa del resto de culturas. En concreto, la cultura gallega ha sufrido un profundo desprestigio, que está en el origen del complejo de inferioridad de esta sociedad y cuya única cura consiste en huir de todo lo que tenga que ver con este patrimonio cultural (tenemos un presidente pontemierdés al cual nunca se le ha escuchado una frase en gallego, ni aún cuando era vicepresidente de la Xunta). ¿Qué tiene que ver la lengua con los incendios? habrá quien se pregunte. Pues tiene que ver todo, ya que la causa de esta actividad incendiaria, así como usar al campo de vertedero, plantar eucaliptos en las veigas y demás conductas propias de salvajes, es el profundo desprecio que siente el gallego por su patria, en acre contraste con el sentimiento de orgullo que puedo encontrar en otras naciones. Una sociedad que destruye sus ecosistemas repoblando con alóctonas, quemando los montes o usándolos de vertedero está proclamando a gritos que desprecia su lar ancestral. Esto es más que evidente: todo el mundo cuida aquello que estima y valora.

Al gallego se le enseñó no sólo a odiar su lengua, su idiosincrasia, sino también su tierra. ¿Para que serven os carballos? Por todo ello, toda solución pasa por recuperar entre el pueblo llano el orgullo de participar de una cultura, que se desarrolló en un paisaje que no estaba dominado por los pinos y eucaliptos. Crear la noción de ciudadanía, de participación en el cuerpo de una nación, una sociedad que comparte y asume responsabilidad de la tierra que habita, un sentimiento de pertenencia y propiedad más allá de las cuatro tirelas que aún figuran a nombre del abuelo en el catastro.

Un pueblo con confianza recobrada por su éxito económico aprenderá a apreciar su historia y herencia cultural, no dejando de hablar la lengua de propia de esta tierra, impidiendo que se vengan abajo las casas de las aldeas, arquitectura popular de una calidad acaso sin parangón en Europa, y exigiendo la reversión de todo el expolio al que ha sido sometida su tierra, cuidando como oro en paño los últimos reductos de vegetación autóctona para que sirvan de núcleo germinal para la…

3 …regeneración ecológica de Galicia. No está en el origen de los incendios, pero sí en la facilitación de su propagación, la actual configuración del monte gallego, puesto a disposición de ENCE y FINSA para poblarlo de monocultivos forestales. Por ello es imprescindible pasar una ley exigiendo a los propietarios de fincas (públicos, comunales o privados) la erradicación de especies alóctonas que se encuentren en sus propiedades. Una vez eliminada la amenaza invasora, habrá que desarrollar planes de recuperación de la cubierta vegetal autóctona y la reintroducción de especies desaparecidas por la modificación del hábitat.

En toda actuación en el medio natural, hay que hacer las cosas muy bien porque es harto sencillo acabar causando un daño aún mayor. Por ello, se deberán llevar a cabo estudios de cuál fue la distribución original (antes de que la acción antrópica modificase ese ecosistema) de cada zona. Antes que la repoblación por transplante, costosa y con elevadas marras, se estudiará la viabilidad de la siembra, empleando toda la capacidad que tiene a su disposición en el Estado (mejor emplear aviones para lanzar bellotas envueltas en bolas de arcilla, que en descargar agua en un incendio). Seguimiento de la plantación con riegos y defensa ante roedores hasta que puedan valerse por sí mismas. Tantas veces habré visto plantaciones testimoniales, para dar la nota verde antes de las elecciones, y abandonadas una vez plantadas morir todas los pies por falta de riego el primer año. Por no hablar de transplantes efectuados fuera de temporada, o con especies inadecuadas (sin que semejante dilapidación de recursos públicos debido a la necedad de un concejal tenga consecuencias).

Por supuesto, la industria forestal tendrá que adaptarse a las especies autóctonas de ciclo más largo, igual que hacen sus homólogos en el resto de Europa, donde hay grandes potencias forestales como Austria, Eslovaquia o Suecia que no recurren para serlo a la introducción de especies forestales invasoras, sino que logran compaginar el respeto a la configuración original de sus ecosistemas boscosos con un aprovechamiento de su madera para aplicaciones de mayor valor añadido (tablones a partir de ejemplares maduros, apeados selectivamente, y no cortas indiscriminadas, a la matarrasa, de ejemplares jóvenes destinados a ser reducidos a virutas, madera barata para mayor beneficio de los accionistas de ENCE y FINSA)

Existe la corriente, no sé si denominarla revival, folk o vintage, que propone como solución devolver los montes, no a su estado original sino al que presentaban hace medio siglo: lomas desprovista de vegetación leñosa, dedicadas a pastos de una ganadería extensiva muy poco productiva (necesita de enormes extensiones para una misma cantidad de producción). A mí me gusta incluso tomar en serio una solución que pretende, para evitar que los montes sean pasto de las llamas, eliminar previamente su cobertura vegetal. Efectivamente, el bosque arde porque tiene árboles y arbustos, sólo a personajes de la talla intelectual de Bush Jr. pueden proponer soluciones del tenor de “muerto el perro, se acabó la rabia” (los bosques arden porque tienen árboles).

Si con la ganadería destruyes un ecosistema (cuando la modificación es tan extrema como eliminar toda vida vegetal más allá de las herbácea, se habla de destrucción) para evitar que sea consumido por el fuego, también podemos presentar como alternativa urbanizarlo. Igualmente, el cemento, ladrillo y hormigón no arden y, de hecho, puede haber más biodiversidad en el jardín de una urbanización que en un monte sometido a ciclos continuos de incendio y pastoreo. ¿Proponemos como solución a los incendios adoquinar el monte? ¿es eso serio?

4 Una clave del desmán que existe en Galicia en relación al resto de socios europeos y, en general, el mundo civilizado es una ausencia de políticas de ordenación del territorio. La población dispersa, tan característica del noroeste peninsular, es una rémora del pasado que debe evolucionar a una población de mayor densidad, centrada en las villas y ciudades.

En un núcleo de población de alta densidad, es mucho más económica y energéticamente eficiente proveer los suministros de agua, electricidad, telecomunicaciones y gas canalizado, así como de tratamiento de aguas residuales. Igualmente, posibilita ser servido por transporte público, mientras que en bajas densidades el vehículo privado se hace imprescindible. A mayores, el consumo energético en climatización (refrigeración/calefacción) es muy inferior en el caso de un bloque de viviendas (la superficie de intercambio de calor con el exterior es muy reducida, apenas la fachada) en comparación con la misma población dispersa en viviendas unifamiliares.

Por lo tanto, la racionalización de la distribución de la población es una clave fundamental para la eficiencia energética (necesaria para crear una sociedad competitiva, próspera) y la lucha contra el cambio climático.

En las aldeas sólo debera quedar la población que trabaja directamente la tierras circundantes, unos pocos profesionales de la agricultura y la ganadería. Para ello, se concederán ayudas y exenciones para rehabilitar y ocupar las casas tradicionales de las aldeas.

Se limitará el fenómeno de trabajar en la villa y vivir en la aldea, que exije un descomunal consumo energético de esos desplazamientos cotidianos en vehículo privado. Una herramienta fundamental es el IBI, que deberá ser proporcional a la supeficie de terreno ocupado (destruido, arrebatado al medio rural o natural). De esta forma, se disuadirá la población en viviendas unifamiliares en favor del crecimiento en altura hasta unos límites razonables (pongamos cinco alturas en las villas y diez en las ciudades). Podrá haber exenciones a la rehabilitación de viviendas tradicionales y su habitación por familias ocupadas en el sector primario.

De esta forma, además, reduciremos la progresiva desaparición del medio rural (tierras de labor) en torno a las villas y ciudades, consumido por urbanizaciones y casas con jardincito, que se expanden kilómetros en torno a los núcleos de población como una mancha de aceite (por evitar otras comparaciones escatológicas) y son un atentado contra la eficiencia energética y el buen gusto.

Esto, en cuanto al suelo urbano. Pero también deberá fijarse legalmente la distribución de suelo agrícola (incluyendo pastos) y forestal, ahora completamente vaga y circunstancial. Llegar a un pacto con la Naturaleza, por el cual ocupamos parte del territorio, y dejamos a los espacios naturales el territorio restante. Yo propongo una distribución 50-50 con la ventaja de poder escoger las tierras más fértiles y aptas para su aprovechamiento económico.

Es absolutamente necesario deslindar ambos espacios, uno en el que debe primar el aprovechamiento económico promoviendo cultivos y pastos de forma profesional y científica para maximizar el retorno económico, siempre claro está dentro de unos límites impuestos por la salud humana y ecológica (uso racional de fitosanitarios, por ejemplo). Y, en la parte reservada a la Naturaleza, debe primar el restablecimiento de los ecosistemas originales y su conservación, y si puede ser susceptible de aprovechamiento económico (madera, setas…), éste deberá estar sometido a las consideración anterior (es decir, estará subordinado a consideraciones ambientales).

En el espacio destinado a su aprovechamiento económico, se deberá realizar una intensa labor de concentración parcelaria hasta un tamaño minimo de una hectárea. La distribución actual de la propiedad tras siglos operando la herencia en una población creciente ha dado lugar a una completa payasada que hace inviable la explotación agrícola competitiva de lo que debería ser la despensa de la península.

Y en los terrenos forestales, eliminación de especies alóctonas como ya se ha comentado a cargo de sus propietarios, los que han obtenido rendimiento con su introducción, y repoblación con autóctonas (que no necesariamente tienen por qué ser leñosas, no todos los ecosistemas originales son boscosos, aunque sí la mayoría) a cargo de los mismos, pero siguiendo las directrices de proporción entre especies que dicten los técnicos ambientales para reproducir la cobertura vegetal original en cada zona. Creación de un programa de recompra de terrenos forestales para que el Estado pueda hacerse con los terrenos de aquellos particulares que no quieran hacer frente a estos gastos, detrayendo del valor de la tierra los gastos comentados de erradicación de alóctonas y restauración ecológica, con un mínimo en 0 (el precio nunca podrá ser negativo, simplemente los propietarios podrán renunciar a ellas sin contraprestación). De esta forma, conseguiremos revertir una anormalidad histórica originada por el fenómeno desamortizador, por la cual en Galicia, Asturias y Portugal menos del 5% está en manos públicas (por un 30-60% en otras partes de Europa).

En resumen, la situación actual es una distopía en que las tierras de labor están abandonadas o mal trabajadas en una agricultura de chirigota y, por otro lado, no existe espacio protegido a la devastación causada por los cultivos forestales.

Ni siquiera los Parques Naturales, que son en Galicia una broma sin gracia, por ejemplo el emblemático parque das Fragas do Eume, en que sólo el 2% del parque tiene unos valores naturales reseñables que merezcan esta figura de protección, siendo el resto de la superficie del parque un yermo ecológico, poblado de pinos y eucaliptos. En el caso del monte Aloia, es aún más sangrante, pues no sólo tiene ningún valor ecológico sino que es un foco de infección al entorno del parque, de mayor calidad ecológica (bajísima), por la propagación de la acacias que alberga. Finalmente, en el Xurés, simplemente ya no queda nada por quemar que levante más de dos cuartas (lo que ha crecido del último incendio, hasta el siguiente). La situación ecológica gallega es dramática, y sin parangón al Norte de los Pirineos. Propia, como venimos insistiendo, del país social e intelectualmente subdesarrollado que es, por mucho que el analfabeto haya eliminado la boina de su atuendo.

En su lugar, hay que crear una nueva Galicia económicamente potente y eminentemente urbana, en el que también puede aportar riqueza un sector primario eficiente, productivo y profesionalizado. Y, con esta creación de riqueza, el pueblo gallego podrá permitirse el lujo de reservar una parte sustancial de su territorio para la recuperación del paraíso natural perdido: el sueño de la regeneración ecológica gallega.

5 Considero una ofensa a la inteligencia cada vez que escucho a algún portavoz del analgésico discurso oficial, que se hace pasar por periodista, achacar a las condiciones meteorológicas las causas de los incendios. Salvo algunos casos extremadamente raros y puntuales como las tormentas secas y la combustión expontánea en turberas, en el 98% de los casos los incendios tienen origen humano, ora por negligencias, las más de las veces con origen doloso. Sin embargo, es cierto que un tiempo más seco y cálido exacerba las consecuencias de los incendios, y que no podemos esperar sino que vaya a más debido al cambio climático.

En este apartado caben dos líneas de actuación:

– la primera, como productores de gases con efecto invernadero, es obviamente reducir las emisiones. Buena parte de las claves ya han sido dadas con la reorganización y racionalización del territorio, creando una sociedad energéticamente eficiente en todos los aspectos.

– la segunda y más importante es de naturaleza política, a nivel europeo, empleando el argumento comercial de ser la mayor zona económica del mundo y, por lo tanto, el mayor mercado para productores del resto del planeta. La fijación de una política arancelaria en función de la huella de carbono asociada a cada producto en concreto introduciría un campo de juego equilibrado en el que pueda competir una industria europea cada vez más limpia, e incentivos al resto de países para tener una producción más descarbonizada para poder acceder con menores barreras a nuestro mercado.

6 Subiendo la escalera de la particularidad, una clave en la lucha contra los incendios es poner fin a la legitimación social del incendiario, comprendido y protegido por el medio rural en el que vive, cuando no jaleado (“deixade que arda!” cuantas veces tengo escuchado).

La administración tiene innúmeros recursos para lograrlo, por ejemplo reclutando la colaboración (que obtendrían gustosa) de los mejores dibujantes y viñetistas gallegos, para hacer una campaña de cartelería contra los incendios y sus artífices. En la marquesina de cada parada de autobús del rural, en la puerta de cada iglesia, un cartel con un lenguaje plástico directamente comprensible para una población prácticamente analfabeta (la mayoría conoce la mecánica de lectura, pero es incapaz de comprender un párrafo escrito de nivel de primaria, y por supuesto entre sus aficiones no entra el abrir un libro).

Otra idea, dentro de tantas, es promover desde programas de televisión señeros (el Luar es más sagrado que la misa dominical) ese cambio de actitud respecto a incendios e incendiarios.

Ya, con una ambición mucho mayor, promover campañas de divulgación ecológica. Pues una parte destacable de la ignorancia en la que está sumergida esta sociedad es el analfabetismo ambiental (mientras el monte luzca verde, en las villas y ciudades no perciben ningún problema).

7 El siguiente punto parte de la observación de la distribución muy desigual del número de incendios: aunque resumimos diciendo que es un fenómeno del NW peninsular, lo cierto es que hay zonas en las que la incidencia incendiaria es especialmente alta, mientras que hay concellos que están en la media del Estado español, que ya de por sí es muy alta respecto a la media europea (excluído, claro está, Portugal, que es el núcleo de la barbarie incendiaria)

Una herramienta básica para obtener comportamientos deseables, sea tratando con animales bípedos o cuadrúpedos, es establecer un mecanismo de incentivos y castigos. Esto es, combinar el palo y la zanahoria, repercutiendo el coste de extinción en los concellos. Se puede promocionar con transferencias extra de los fondos liberados de la Xunta y el gobierno central a aquellos concellos que protejan efectivamente su riqueza natural y la desarrollen. Y a los concellos instalados aún en la bestialidad, con incendios recurrentes, tendrán que detraer recursos de otras partidas para destinarlos a sufragar la extinción de los incendios que causan sus vecinos. De esta forma, no se verá recompensado el salvajismo, como ahora, sino castigado. Quizá cuando vean la carretera de su pueblo llena de baches, y el concello incapaz de arreglarla, reflexionen y den el paso hacia la civilización. O no, pero será entonces su problema, y no le pasarán la factura al resto de la sociedad gallega.

Por otra parte, también cabría la posibilidad de investigar cargar parte del coste a los propietarios (de nuevo, públicos, comunales o privados) de los terrenos afectados, amén de su restauración ecológica. Al menos, cuando desarrollen en ellos una actividad económica que favorece la propagación del fuego como es el cultivo forestal de pinos y eucaliptos. Estos productores externalizan el coste asociado a su actividad económica en toda la sociedad. Otra alternativa a pasarle la factura de los helicópteros y cuadrillas, es obligarles a suscribir una póliza de seguro que cubra estos gastos en caso de incendio. Si, por el contrario, devuelven sus tierras a su cubrición original, sí que el Estado podría volver a hacerse cargo de la extinción ya que producen un beneficio colectivo (la conservación de los ecosistemas) en lugar de un lucro privado.

Todo ello, sin duda, en caso de ausencia de responsable conocido. De haberlo, obviamente, deberá ser éste quien cargue con las consecuencias de su comportamiento negligente o criminal. De todas formas, esto es sólo un brindis al sol ya que, en el remoto caso que se llegue a demostrar su culpabilidad, lo cual es harto difícil en un delito cometido en la inmensidad del monte, sin testigos (Galicia arde todos los años, y los incendiarios en cárceles gallegas se cuentan con los dedos de las manos), de todas formas se declararían insolventes.

Un elemento disuasorio, del cual dudo su eficacia pero por investigar todas las vías, es incrementar las penas independientemente de la superficie afectada. Porque precisamente cuando se logra una detención que pueda conducir a una condena, es en los casos excepcionales que el incendiario es atrapado provocando el incendio. Y evidentemente, no suele pasar de un conato de incendio ya que se da rápido aviso a los medios de extinción. Así que las pocas detenciones in fraganti se saldan con una multa de cientos de euros. Toda actividad incendiaria dolosa debe acarrear penas de cárcel o, quizá mucho más efectivo, de alejamiento del individuo de su aldea (una suerte de ostracismo, eliminando de las aldeas los individuos causantes de los incendios, fuera de cuyo medio dejarían de ser peligrosos, al menos a este respecto).

8 En último lugar, siendo la concreción inversamente proporcional a la potencia transformadora para erradicar el fenómeno de los incendios, debe cuestionarse radicalmente la infructuosa labor de Seprona y fiscalía en la labor de proteger a la sociedad de los criminales incendiarios o, al menos, dar explicación al poder político de sus causas. Desgraciadamente, ante la imposibilidad de despedir a funcionarios manifiestamente incompetentes, de hecho van a seguir cobrando puntualmente su nómina arda lo que arda, propongo moverlos de cuerpo a otro en los que su incapacidad no cause tanto daño e introducir gente con ideas nuevas que puedan mostrarse más efectivas en la persecución de este tipo de crimen.

Por poner un ejemplo, se están dilapidando recursos de forma estúpida poniendo a apatrullar todoterrenos del ejército, arriba y abajo por carreteras secundarias. Esta idea de bombero, salida de la cabeza del insigne hijo de un falangista, no ha conducido a ninguna detención ni ha manifestado efecto disuasorio ninguno. Lo mismo de las costosas patrullas a caballo, el Guardia Civil que quiera pasearse con su caballo (además eligiendo zonas sombreadas al lado de los ríos, con nulo riesgo de incendio pero muy agradables para el paseo a caballo y así dejarse ver entre la población), no tiene más que comprarse uno y mantenerlo, y salir con él en sus no pocas horas libres.

Dejemos de dar espectáculo, actuaciones de cara a la galería, y exijamos resultados a nuestros empleados, a quienes ponemos el plato de comida en la mesa a cambio de que investiguen unas actuaciones delictivas y conduzcan a sus responsables ante un juez, con pruebas suficientes para ser condenados.

Una idea (y las mías son gratis) es el desarrollo de una red de cámaras de fototrampeo, localizadas en puntos estratégicos (cruces de pistas en zonas de alta incidencia incendiaria) y que deberían irse cambiando de emplazamiento. Si es necesaria una modificación legal para legalizar este control, se realiza.

Hemos notado que en los últimos años cada vez más incendios son provocados con el lanzamiento de artefactos incendiarios desde la ventanilla de un vehículo en marcha. Se podría probar la instalación de cámaras de vigilancia (éstas, de notoria presencia) entre dos puntos de carreteras en zonas calientes, analizando pasado un tiempo si protegen de incendios el tramo controlado

Todo esto sólo conduciría, por casualidad, a un puñado de detenciones. Pero quizá este goteo de incendiarios encarcelados pusiera el miedo en el cuerpo al resto y rompiera con la situación de completa impunidad que disfrutan estos delincuentes ambientales.

Conclusión:

Estas medidas, ordenadas en orden creciente de concreción y automáticamente ordenadas también en orden inverso de eficacia, darían solución, estoy absolutamente convencido, a la ya grotesca campaña incendiaria de todos los años, además de muchos otros problemas derivados del atraso secular al que se le ha sometido a esta tierra. Su implementación no es sencila, ni mucho menos inmediata. Costará décadas recuperar la distancia perdida con el pelotón de cabeza de las naciones; pero cada día que pasa sin reaccionar, esta distancia se agranda.

El resumen de todo lo anterior es tan simple como hacer que este rincón de la península se desarrolle y evolucione hasta un nivel homologable con el resto de países de nuestro entorno. Pues los incendios no son más que un síntoma, mediáticamentre espectacular, de un mal mucho más profundo que atenaza a la sociedad gallega, portuguesa y asturleonesa, que es el atraso en el proceso civilizatorio; quedándose rezagadas respecto a otras sociedades (me refiero a la orilla septentrional del Mediterráneo). Esta enfermedad se manifiesta también en forma de despoblación, envejecimiento y emigración, quedando sociedades escleróticas, huída su fracción más vigorosa a horizontes más prósperos. No caben pues soluciones puntuales a un problema que es estructural e íntimo de la sociedad en su conjunto.

Si quieres conocer a alguien, ve a conocer donde vive.

Así reza el proverbio japonés, que nos enseña que la calidad de una persona se expresa y proyecta en su entorno. De seguir este consejo, cualquier viajero se llevará una lamentable impresión de las gentes que habitan nuestro país, ambientalmente arrasado.

Al final aprenderemos que respetar la tierra en la que vivimos es consustancial a respetarnos nosotros mismos, como individuos y como sociedad.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+


Categories: Calaix de sastre

Du Vercors au Mercantour IV

La mirada del mendigo - Dc, 18/10/2017 - 09:32

Y con esta tanda, damos carpetazo a la serie. Espero no haberos aburrido y, si es así, con no perder el tiempo mirándolas, es suficiente.

Por cierto, lo de arriba está en Rochemaure.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Esto es en Roya, pero como muchas fotos son de sitios que ya he mostrado, mejor ahorro tinta.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

El circo de Archiane.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Lac de Boreon.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Alba, la romaine. El nombre se debe a que a corta distancia de la villa medieval se levantaba una villa romana (Alba Helviorum, es decir, Alba de los Helvios, el pueblo galo que habitaba la zona) de la que aún se conservan bastantes vestigios.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Al poco de llegar al santuario de Utela, una nube que venía de la costa trepó por la loma y nos engulló. Durante lo que quedaba de tarde estuvimos paseando entre la niebla, hasta que, de repente, empezó a disiparse y… bueno, a veces hasta los más desgraciados fotógrafos tenemos suerte.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Este pequeñajo estaba encaramado en un antiguo nido de ametralladora italiano (es fácil saber quién lo construyó, mirando hacia el lado que apunta la tronera), que tuvieron el mal gusto de poner en lo alto del Col de la Fenestre.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Esto es EROSIÓN.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

El muflón no es una especie autóctona de Alpes, sino que fué introducida desde los peñascos de Córcega por los cazadores (no hay uno inteligente, aunque en el desastre ecológico provocado por especies introducidas se llevan la palma los pescadores).

A pesar de no tener adaptaciones especiales para la nieve, su vigorosa constitución les permite sobrevivir y adaptarse a las duras condiciones invernales de estas alturas. Bonitos animales, pero la sobreabundancia de ungulados es una amenaza para el entorno. Su número debería ser controlado por los grandes carnívoros, el lobo principalmente, pero al haber sido diezmado sobreviven cada vez más crías, convirtiéndose en una amenaza para el ecosistema.

Y es que un ecosistema es una expresión muy perfeccionada (durante milenios de prueba y error, que es como actúa la selección natural) de un sistema complejo, en el cual la alteración de un elemento (eliminar una especie “mala”, pero también introducir una “buena”) produce consecuencias en todo el sistema, a menudo catastróficas.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Tipo diente de león, pero a lo grande. Ni idea de su nombre.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Château des Moines, à Cruas. Es una antigua fortaleza abacial, esto es, una posición defensiva de la cual era señor feudal un abad.

Desparramándose por la ladera están los restos de la antigua villa medieval, que poco a poco van siendo restaurados.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

¡Quién fuera vaca!

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

El lago di Fenestre, a los pies del puerto.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Valle a la salida de las gorges de l’Omblèze.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Otra chupaleches, que se ha dejado una punta a saber cómo.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Vista desde l’Authion y… fin del periplo fotográfico.

Si queréis más indicaciones de algún lugar, yo encantado de prestároslas.

Qué más quiero yo que despertar la codicia por acumular lugares bellos en la mochila. En realidad, todo rincón de la tierra lo es, hasta que vamos a meter la patita…

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+


Categories: Calaix de sastre

Cobardía

La mirada del mendigo - Dll, 16/10/2017 - 15:59

Leo en las noticias lo que está ocurriendo en el NW peninsular. ¿Y qué ocurre? Lo de siempre, lo de todos los años. La única diferencia son unas circunstancias climáticas excepcionales que han provocado consecuencias excepcionales bajo desencadenantes perfectamente comunes, hasta cotidianos en esta parte de la Península.

Así que, por favor, menos declaraciones altisonantes y caras compungidas, lágrimas de lagarto de unos responsables políticos que, fiel reflejo de la sociedad enferma que los escoje (su ignorancia y codicia alcanza extremos patológicos), no piensan realizar cambio sustancial alguno en las políticas forestales y agropecuarias. Y si no varían las causas, es de necios esperar otro resultado que el ya conocido de todos los años. La clase política gallega, y portuguesa, y asturiana… está compuesta por miserables, cobardes políticos e intelectuales que abren mucho la boca para no decir nada, pues temen molestar al granero de voto fiel que tienen en las aldeas.

Al menos, no caen ya en el ridículo de decir que los incendios parecen provocados. Es evidente que lo son, y que sus autores ven el telexornal para elegir el momento propicio, óptimo, para provocar un incendio. Pero ¿quién los provoca? O, para ser exactos ¿qué interes hay detrás de la actividad incendiaria? Esta es la pregunta clave, que ni el SEPRONA ni la fiscalía, a quienes pagamos para dar contestación a esta pregunta, saben (se atreven) a contestar.

Porque aquí todo el mundo sabe lo que pasa, pero lo dice sin que se entere el cuello de su camisa, para no meterse en líos. Son los ganaderos, para crear pastos; los cazadores, para despejar el terreno y poder avistar la pieza; los aldeanos, para desbrozar el monte siguiendo el impulso atávico de odio a la Naturaleza, los empresarios madereros para abaratar la materia prima; la industria de la extinción para autojustificarse y los mismos brigadistas como medio de lucha laboral; los empresarios eólicos para impedir mermas en la producción si se desarrolla arbolado en los parques…

Hace ya muchos años que resumí y publiqué toda esa coincidencia de causas que en el rural todos conocen, pero es imposible que llegue a los medios de comunicación debido a la autocensura.

http://incendios-forestales.blogspot.com/

Desde entonces, no he tenido que cambiar ni una sola coma. ¿Por qué iba a hacerlo, si legislatura tras legislatura no ha cambiado el modelo de explotación de los montes del territorio de lo que un día se llamó el Reyno de León? En Galicia, gobierna FINSA y ENCE. En Portugal, Portucel. Son estas empresas, y no la ciudadanía, las que determinan la configuración de los montes gallegos, portugueses, asturianos.

El bosque atlántico basado en especies del género Quercus fue destruido progresivamente por la ganadería extensiva, acompañando al crecimiento demográfico. Con el éxodo rural, estos montes pelados se reforestaron con alóctonas, pinos y eucaliptos, para atender a las necesidades de la industria maderera. Sobre esta urdimbre se aplica la tela de la bestialidad, la miseria intelectual y moral mucho antes que económica en la que se vive en las aldeas, y ya tenemos montado un problema estructural de la sociedad gallega, portuguesa, asturiana… que por cobardía de los más e interés de no pocos es imposible solucionar.

Entre todos la mataron, y ella sola que ardió. Y las muertes de estos días tampoco hasràn reaccionar a una sociedad miserable a la que le interesa no comprender el origen del problema.

Con el cambio climático, las circunstancias excepcionales de este año amenazan convertirse en la nueva normalidad, así que seguiremos enterrando personas en el camposanto y cientos de millones en presupuestos de prevención y extinción, sin que nada cambie.


Categories: Calaix de sastre

Du Vercors au Mercantour III

La mirada del mendigo - Dj, 12/10/2017 - 09:31

Seguimos con la remembranza fotográfica, esta vez en Châtillon on Diois (de nuevo el sombrerito recordando una s perdida).

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Gorges du Cians, con la vegetación trepando por las paredes.

¿No os dan vergüenza estas imágenes? Pues debería.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Campos de lavanda con un afortunado arco iris al fondo.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Al fondo, L’Enciastraia, a cuyos pies se abre el Col del Larche (Colle de la Maddalena para los del otro lado) que es una de las vías de entrada a Italia que solemos utilizar huyendo de la masificación de la costa. Si es que está abierto…

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Viola sp., es decir, un ejemplar de violeta. ¿Qué especie exactamente? Pfff…

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Esto es lo más cerca que estuvimos de la costa. Además, esos días se celebraba el festival de Cannes, así que cuanto más lejos de la muchedumbre, mejor.

Estamos en el santuario de la Madonna de Utella. El santuario no vale una mierda, pero las vistas son fabulosas. Hacia el Sur vemos la desembocadura del Var, Niza queda cubierta por los picos de la izquierda, y Antibes y Cannes se muestran a la derecha. Y desde el mar, se van elevando rápidamente las cadenas alpinas.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Ornithogalum umbellatum (creo)

+
+
+
+
+
+
+
+
+

De nuevo, Châtillon en Diois, aprovechando el último rayito de sol justo antes de ponerse a llover.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Paisaje brumoso en el Vercors.

Bien se ve que no es Galicia.

¿Podríamos tener algo así? Podríamos.

Pero tendríamos que renunciar a la rentita que nos produce tener los montes dedicados a la producción de madera barata para alimentar a ENCE y FINSA, y permitir la regeneración de los ecosistemas autóctonos. ¿Estamos dispuestos a renunciar a esos dineritos? ¡Ah, carallo!

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Es ver esta foto y entrarme ganas de bostezar e ir a tumbarme al sofá. Tenía un sueño tan profundo que no movió ni una oreja al acercarme, raro en los gatos, sólo la panza subiendo y bajando con la respiración.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Desde el Col de la Bonette, el Chevalier en primer término y el Grande Séolane a mano izquierda.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

¿Os acordáis de Robion, el pueblo encaramado a lo alto de las montañas? Pues ésta es la vista desde él.

Como para venir a atacarlo. Cansa sólo el pensar en ello.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Mirando las alas parece una mariposa, aunque la pinza del abdomen recuerda más a una libélula. Sin embargo, no es ni una cosa (lepidoptera) ni otra (odonata), sino que pertenece a otro orden, neuroptera. En concreto se trata de una Libelloides coccajus, una especie muy rara.

Pues nada, un privilegio conocerte.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

La Bolena, un pueblo típicamente ¿francés? ¡Pero si esto huele a pastata y pesto! En fin, las razones de los cañones…

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Un íbice cruzando la frontera sin preocuparse de esas chorradas.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Les Petits Goulets, un encajonamiento de uno de los regatos que conducen a Die.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

El Col de Fenestre, lado italiano. Bajando esta pala de nieve llegarías al Rifugio Ellena Soria y, siguiendo el curso del regato (que se va uniendo a otros para formar el Gesso), también acabaríamos en Cuneo. El comienzo de la llanura padana ya se adivina en lontananza.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Esta identificación es mucho más sencilla (de estas también las hay aquí): una chupaleches (Iphiclides podalirius).

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Otra vista de Bouvante, ésta desde el Pas de Logue.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Un conjunto arquitectónico que excede cualquier ponderación: el priorato de Ganagobia.

Sabéis que no me gusta el baboseo, esto no es una puta guía turística, pero realmente es de los ejemplos más bellos del románico en estos pagos. Conserva en la cabecera de la iglesia un rarísimo mosaico medieval, además de un curiosísimo sarcófago con mezcla de inscripciones cristianas y paganas (te encomiendas a todos los dioses que sepas, por si acaso aciertas con alguno). Y… bueno, si algún día pasáis por ahí, no dejéis de pasaros. Sólo por pasear por la mesa calcárea sobre la Durance donde se asienta, entre viejas encinas, valdría la pena. El resto de la zona ha sido repoblada con pino invasor, destrucción de la que se salvó esta muela por pertenecer los terrenos al monasterio ¿veis como no me callo nada?

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Subiendo de la garganta de la Vesubia por un carretera con mil revueltas (ojo a la temperatura del motor), llegas a Utela.

Si aún no has jodido la culata, puedes seguir intentándolo continuando la subida, aún por una carretera más angosta, hasta el santuario.

Truco: si alguna vez veis que la temperatura subo en exceso, abrid las ventanillas y poned la calefacción a todo trapo. Aunque sea Agosto. El intercambiador de calor ayudará a bajar unos grados el anticongelante. Y si ni con esas, dejad en el empeño, dad media vuelta y bajad para que se refrigere el motor (al retener, el motor se embala y mueve muy rápido la bomba de agua que lo dirige al radiador, mientras que al no inyectar más combustible no añadimos calor extra al circuito).

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Ésta era una cría, más pequeña que la anterior, y que quería saber quiénes eran esos bichos tan raros que caminan sólo con sus patas traseras.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Valcroissant. Nos cruzamos con una pareja que bajaba con cuerdas. Pero yo por ahí, ni de coña.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

El fondo de la Combe Laval.

No salieron bien las fotos, pero es un espectáculo ver nacer el río en una surgencia del paredón que veis al fondo. Como el chorro de un grifo, pero a lo bestia.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Podarcis muralis (¿esta también es, no?), con una vida extra.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Parte alta de Isola, desde la Terre Rouge.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+


Categories: Calaix de sastre

Las armas

La mirada del mendigo - Dm, 10/10/2017 - 09:37

Como hemos recordado tantas veces, el dinero es un convencionalismo: un papelito impreso tiene el valor en bienes y servicios que la sociedad le reconoce. La misma propiedad es una mera convención, como el lenguaje: no está en la esencia de un perro llamarse perro, es sólo un grupo de fonemas que una sociedad determinada le otorga para referirse a este cánido domesticado. De igual forma, la Casa de Alba tiene unas propiedades porque el conjunto de la sociedad les reconoce el derecho de hacer uso de ellas. Es un puro convencionalismo, pues no está en la esencia de esas grandes fincas y palacios nada que les haga pertenecer a esos vividores. Bastaría que la sociedad cambiase de parecer, para que todas esas propiedades pasasen a otras manos, acaso las de todos.

Los convencionalismos tienen la misma capacida de operar sobre la sociedad que Dios, es decir, en la medida que es asumida y compartida su existencia entre la sociedad. ¿Porque qué poder tienen hoy el gran Horus, Hermes, Loki? También es triste, ahora que todo el mundo lleva un smartphone, dejaron de ocurrir espectaculares milagros y a la virgencita se le quitaron las ganas de aparecerse, cuando podría petar YouTube.

Pues bien, toda la estructura del Estado, el Estado mismo, no es más que otro convencionalismo. Por ejemplo, el poder judicial: un individuo togado tiene la autoridad (más bien, la potestas) que la sociedad quiera reconocerle; si le retiran ese crédito sólo sería un tipiño vestido de mamarracho desgañitándose con órdenes y amenazas que nadie atiende. Por ejemplo, en otra sociedad que no llame perros a los perros, ese juez es sólo un turista que vale sólo el límite de su tarjeta de crédito.

Lo mismo ocurre con el resto de poderes: lo son porque consentimos en dárselo, porque actuamos como si lo tuvieran, su poder es el que nosotros le reconocemos. El poder, como el dinero, está fabricado con la misma sustancia que la religión: la fe (por eso hablamos de dinero fiduciario, y no hace falta añadir el adjetivo refiriéndose a Dioses y gobiernos, porque no hay ninguno que no lo sea). Todos los poderes son puro convencionalismo, ficción si queremos, basados en el crédito. El legislativo, por el cual comulgamos con la piedra de molino que un grupo de mediocres aduladores privilegiados representan las voluntades e intereses del pueblo. Legislativo, judicial, el económico como hemos visto y, sin lugar a dudas, el mediático: un medio de comunicación tiene poder en la misma medida que crédito entre la gente. Todos ellos se basan en el consenso de la sociedad en reconocerles ese poder. La fe mueve montañas, y sólo con creer basta para conferirles, investirles con ese poder. Basta un cambio de consenso en la sociedad sobre la legitimidad de un gobierno y/o la sede de la soberanía para que el poder cambie de manos . Es lo que ocurre tras unas elecciones, una revolución, una secesión o… un golpe de Estado.

No tan deprisa.

Y es que no sé si os habréis percatado de que me he dejado un tipo de poder en el tintero: el militar. A diferencia de todos los anteriores, éste no depende de su aceptación compartida por la sociedad: una bala te mata, creas en ella o no, te guste o no. No son como los montruos que anidan debajo de la cama del niño: las armas no desaparecen con dejar de creer en ellas. Por ello, el resto de poderes, todo poder humano, se fundamenta en último término en la capacidad de controlar las armas y las conciencias de los que las empuñan (básicamente, las policías y el ejército, en el mundo moderno los únicos grupos armados operativamente relevantes). Y cuando un grupo armado prevalece en el campo de batalla, aún percibido como ilegítimo y minoritario por el común de la población, tiene la capacidad (PODER!) de imponer toda una estructura del Estado (= coherción), y podemos pensar en el Imperio Romano, la España del Caudillo por la Gracia de Dios o en el Califato del Estado Islámico, pero en realidad es el origen de todos los Estados.

La violencia no es un convencionalismo, es el único poder REAL (no contingente), origen y soporte de todos los demás, así ha sido siempre y nunca será de otra forma ¿cómo podría no serlo? Son las armas las que, a la postre, determinan que ese cacho de papel de colores vale algo (aunque no siempre cuánto), que la palabra de un payaso ataviado de saya negra y puñetas de bordado tiene alguna relevancia y hasta incluso que al perro se le llame perro, como dice en la escuela el maestro, y no como oyes decir a la abuela.

Lamento tener que recordar cosas tan básicas, pero creo que era necesario con el nivel infantiloide del discurso actual. La realidad, única Diosa y señora, es indiferente a que nos guste o no; y desde luego que a mi no me gusta, pero vivir entre nubes de algodón de azúcar no me ayuda a cambiarla.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.


Categories: Calaix de sastre

Du Vercors au Mercantour II

La mirada del mendigo - Ds, 07/10/2017 - 09:31

Segunda entrega (de 4) de este viaje; volvemos a las lutitas rojas del Cians.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

A la caliza del circo de Archiane.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Una calleja en Die, una antigua villa con pasado romano.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Como os podéis imaginar, el agua de ese torrente no estaba precisamente tibia.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Aquí acabamos también mojados, pero esta vez sin quererlo ni quitarnos antes la ropa.

Es la chute de la Druise, y el spray que levanta te ducha aunque estés a metros de distancia.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Íbice con el Mont Ponset de decorado.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Paseando de una aldea a otra, por la vallée de la Durance.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Dintel de una casa particular en Anòt, con una inscripción en caracteres góticos.

Todo el pueblo, la gente, el paisaje, la estructura de las casas… tiene mucho más de italiano que de francés.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Estupendas vistas desde el Col de la Bataille.

Abajo, el lac de Bouvante.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Fuimos por esta zona para ver las gorges de la Nesque. Ciertamente, impresionantes; pero yo me quedé prendado de este pradito, cubierto de hierbas que pueden aguantar el duro estiaje de estas tierras.

Aquí hace mucho calor, llueve poco, y lo poco que llueve se escurre entre la caliza. Además, el pH del suelo calcáreo es muy alto, así que para sobrevivir aquí las plantas requieren una gran especialización. La primavera en Provença es un espectáculo para los sentidos. Como en Extremadura; por cierto, también se parecen en la basura en las cunetas. Definitivamente, el arco Mediterráneo no es culturalmente Francia, para lo bueno y para lo malo. El nivel de guarrería y palurdez es más propio de España o, aún peor (en palurdez, en guarrería nadie nos gana), de Italia.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

El macizo del Mont Ténibre. Ni idea de la etimología, pero con estas nubes amenazantes podría llamarse ténèbres.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Podarcis muralis.

Si entra Daniel podrá contaros más cosas de ella (impresionante lo que sabe de estos bichos… y de muchas otras cosas).

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Foto desde la pointe des Trois Communes. Esta arista baja hasta el pueblo de Bolena, en las gargantas de la Vesúbia (nótese la toponimia de evidente origen franco :P).

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Le Pra, la última aldea subiendo al col de la Bonette, a 1.800 (la altura de Cabeza de Manzaneda). Lo que debe ser el corazón del invierno aquí debe ser de espanto. Me pareció muy curioso el cementerio: las tumbas tienen un tejadito para protegerlas de la nieve. Supongo que a los lugareños les debía dar congoja pasarse la mitad del año con una capa gorda de nieve encima de la tumba (como si los otros palmos de tierra no contaran).

Me gusta la nieve, pero comprendo que esta gente debía verla como una maldición, pues hacía todas las labores mucho más penosas. Como curiosidad, estando a finales de Mayo y aquí aún estaban los cerezos en flor (para los que sois de ciudad, el cerezo es uno de los frutales que antes despierta del letargo invernal). Sólo unos días más tarde, estábamos robando cerezas en el Ródano. Entre el valle y estas montañas hay una estación de diferencia, aunque en línea recta no llegue a la media centena de kilómetros.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

La vallée de la Durance, cerca de Lurs.

A veces la suerte te sonríe y puedes sacar fotos tan buenísimas como ésta. Un cielo tormentoso, el viento que azota las mieses y, de repente, se abre un claro a tu espalda.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Nos asomamos al lado italiano. Estamos en la baisse du Druos y, aunque en la foto se respire paz y armonía, yo tenía las pelotas en la garganta por la bajada que nos quedaba por delante. Que en veranito subir aquí no debe costar nada, pero trepar por la nieve helada y con los crampones en la furgo…

Siguiendo ese valle, en dos patadas, te plantas en Cuneo.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Las tierras del valle bien trabajadas. No hay restos de incendios. No se ven eucaliptos, casas diseminadas ni plásticos por los campos… definitivamente, esto no es Galicia.

Es la abadía de Valcroissant, a la cual el único acceso era (y es) por esa brecha que ha tallado el río. El valle principal es el de la Droma (gabachizado, la Drôme, que da nombre al département según la absurda distribución territorial con referencias fluviales de la Constituante).

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Por donde no es capaz de subir este bicho, no sube ninguno que no tenga alas. Son rebecos (también llamados gamuzas, Rupicapra rupicapra), y trepando dejan en evidencia hasta a los íbices (Capra ibex). Los tenemos visto en paredes casi completamente verticales, en precipicios horripilantes, y ellos progresando como yo por el pasillo de casa.

La foto está sacada en la vallée de la Gordolasque.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Abadía de Senhanca, del s.XII. Un importante enclave del Císter (como lo delata su extrema austeridad constructiva) en tierras provençales.

Pena, unos días más tarde y podríamos haber sacado esta foto con las matas de lavanda en flor.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Vista del torrent d’Abries desde la cime du Voga. Al fondo, las cimas del macizo de Cairàs (a la derecha) y el massís dels Escrinhs (a mano izquierda).

Como veis, hay montañas como para pasarte subiéndolas el resto de tu vida y no repetir jamás cumbre.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Flor de genciana (Gentiana sp., ¿clusii?). Un clásico de la farmacopea medieval.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Al borde del peñascal, en la Font d’Urle. Quién tuviera alas…

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Sala capital en la abadía de Valcroissant.

Esta es la única foto en la que me he parado a hacerle algún retoque. Un difuminado gasussiano del fondo, para que cobren protagonismo las arcadas.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Vista desde el Col de Fenestre, hacia el lado “francés”.

Esa ese de fenestre, que se mantiene en el gallego (fiestra) del latín finestra (inalterada pasó al italiano, al occitano y al catalán) e incluso en el alemán Fenstre, se escabulle en el francés en forma de acento circunflejo (fenêtre). También llegó al castellano en las formas fenestra y finiestra, pero fueron arrambladas por el término que hacía sugerencia al viento (vía que, curiosamente, también tomó el inglés), supongo que como abertura en el muro por la que se aireaba la casa al abrir los postigos y por el que entraba una rasca del carajo.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+


Categories: Calaix de sastre

La mirada del mendigo - Ds, 07/10/2017 - 04:00

Cuando tienes que golpear a tu mujer para impedir que se vaya de casa, es que ha dejado de ser tu mujer (si es q alguna vez lo fue).

Vergüenza y asco de pasearme por Europa con una E en la matrícula. Soy castellano antes que nada, gallego por elección, pero ¿español? ¡Nunca!


Categories: Calaix de sastre

Otro argentino

La mirada del mendigo - Dc, 04/10/2017 - 11:04

Subía el otro día música de uno de mis referentes musicales y humanos, Héctor Roberto Chavero (nombre escénico: Atahualpa Yupanqui).

Para no abusar de la paciencia del auditorio me dejé en el tintero otro argentino, y no quería que quedase en él indefinidamente.

+

A mí este gaucho me recuerda poderosamente a otro grande de la canción que ha sido concienzudamente oscurecido, nublado, por el régimen político que gobierna en su tierra, que le percibe como una amenaza.

+

Esta canción…

+

… fue popularizada por un grupo mucho más mediático que, realmente, hizo en mi opinión una versión más que digna, a pesar de la distancia musical.

Aquí en interpretación con otro de mis grupos totémicos.

+

Acabo con la voz de una verdadera todoterreno del canto. No hay nada imposible para Silvia.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+


Categories: Calaix de sastre

Du Vercors au Mercantour I

La mirada del mendigo - Ds, 30/09/2017 - 09:30

Reportaje gráfico del viaje primaveral, cuando se publiquen espero que estemos ya en ruta en otra excursión.

El título es suficientemente descriptivo, en esta ocasión fuimos desde el massif du Vercors, una cadena montañosa prealpina, a los Alpes más mediterráneos, el massif du Mercantour. Espero despertar con ellas vuestro gusanillo viajero.

En esta primera imagen, las gargantas de Daluis y el Pont de la Mariée (el nombre tiene una historia detrás), con el Var tallando su camino en rocas de un color vinoso (lutitas, una roca sedimentaria fácilmente atacable por la erosión).

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Annot. La nostálgica decadencia de las villas de la Francia rural.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Recuerdo que cuando tomaba esta foto, pensé: si viniera aquí un palurdo de los del terruño, diría que qué sucio tienen todo esto, cómo es que no vienen a limpiarlo (y/o quemarlo). Para, luego, inflarlo a eucaliptos.

En ninguna otra parte he visto esa saña para con la Naturaleza.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Prieuré de Notre Dame la Brune. Son especulaciones, pero el nombre supongo que le vendrá de una antigua talla de la virgen en madera oscura, quizá una talla aún anterior de alguna diosa cristianizada.

Desde luego no es casualidad que la iglesia se levantara justo sobre una surgencia. De hecho, la fuente que mana de los cimientos de este edificio románico es de un agua especialmente fresca y rica, en una zona calcárea donde no abunda el agua en superficie. Es más que probable que debió haber un culto asociado a este manantial, náyades o camenae, o incluso alguna deidad céltica o precéltica, siempre femenina, asociada al agua. El sincretismo cristiano nunca tuvo muchos complejos; lo importante era que nominalmente toda la población fuera cristiana, que siglos tendrían por delante para lavar el cerebro de los lugareños con la religión semita.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Vista desde la Cime de Voga. Destacando sobre el resto, el paredón de le Cimet.

No subo yo por ahí ni jarto vino…

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Un paisaje muy diferente, campos de lavanda cerca de Montélimar, en el valle del Ródano.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Cime de Tuor desde la Pointe des Trois Communes.

Ese sendero conduce a la Cime du Diable (entre las nubes) por el Col de Raus (donde desaparece el camino, al lado de un nevero). Ya era tarde y no tuvimos oportunidad de tomarlo, pero nos quedamos con las ganas, no tanto por la sonoridad del nombre como por lo bonito de la pateada. Es lo que tiene ir de nuevas siempre a los sitios, para otra vez ya sabemos qué pateadas se puede hacer, pero es improbable que volvamos alguna vez por aquí.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Ojo, esta foto está sacada con un objetivo kitero de 50mm (y algo reencuadrado, también es cierto). Con lo huidizos que son estos bichos, sacarlos tan de cerca tiene su mérito (una paciencia titánica, irse aproximando poco a poco jugando con su natural curiosidad).

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Rochechinard, lo que es un paisaje común en el Vercors. Nada del otro mundo, praderías y cultivos en el valle y bosque autóctono en las laderas. ¿Fácil, no? Pues imposible encontrar algo así en Galicia.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Refuge de Nice, reflejado en el Lac de la Fous.

Subiendo aquí es donde sacamos a la marmota de antes.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Una áspid (Vipera aspis) melanótica que, si mal no he creído entender, se refiere a aquellos individuos que presentan una pigmentación excepcionalmente oscura para su especie (en este caso, apenas se aprecia la librea)

Honestamente, no creía que fuera venenosa, si no no me habría tomado tantas confianzas. Primero, que casi piso a la pobre, fue mi compañera la que me avisó cuando yo ya había pasado. Y luego, con tanta fotito, ya estaba bufando y poniéndose de real mala hostia. Por suerte, aún era temprano y con el frío estaba aún adormilada.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

La verdad es que la Provença tiene su encanto, para qué negarlo.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Vista desde el Col Mercière hacia la Tête des Portettes y la Tête Margiole, que dibujan la moderna frontera con Italia.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Unha mapoula. También en francés el nombre es divertido: coquelicot.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Vista desde el Col de la Bataille.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Montbrun les Bains.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

El grupito del centro son las montañas en torno a la Côte de l’Âne. A la izquierda, el Mont Mounier.

Sigo sacando fotos como un loco desde la Cime de Voga, en cualquier dirección rodeado de tresmiles.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Una aldeíta llamada Ansage.

El Vercors es un macizo calcáreo, así que lo de los paredones verticales es lo más común.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Vista desde l’Authion hacia el Sur, viendo cómo las cadenas alpinas van descendiendo hasta el Mediterráneo, a la izquierda, entre nubes.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

La Combe Laval.

Uno de esos sitios que no creerías que existe sobre la Tierra, hasta que lo conoces. Caprichos del relieve kárstico a los que no acabas de acostumbrarte.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Un grupo de íbices, el rey de las alturas. Cada nudo de la cornamenta es un año de vida, así que echad cuentas.

Llega el verano y empiezan a desprenderse de la gruesa capa de lana que los mantiene calientes aquí arriba. Curiosamente, este grupo estaba aprovechando como refugio unas casamatas italianas abandonadas, nunca tuvo mejor servicio la ingeniería militar.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

En terreno hoy de la République, toda esta zona es culturalmente italiana (más en concreto, nizarda).

El pueblo colgado ahí arriba, protegido naturalmente de las razzias de bandas de malhechores y señores feudales que asolaban los valles, se llama Robion (gabachizado, Roubion). Luego os muestro otra foto desde ahí arriba.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Camino al col de la Bonette, paramos a dormir en esta aldeíta alpina.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Y esta es la vista desde el Col de la Bonette (el puerto más alto de Europa, dicen). Al fondo el grupo de picos del Mont Ténibre, haciendo frontera con los comedores de spaghetti.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Sin embargo, esta villa oficio durante siglos de frontera de los territorios franceses: Entrevaux. Conquistado el condado de Niza, movieron la frontera unas decenas de kilómetros más al Este, dejando como ciudadanos “franceses” a tipos con apellidos como Carboni, Monicelli o Poggi (es muy interesante visitar los cementerios, obtienes una información demográfica muy interesante para comprender el lugar en el que te encuentras).

En Alsacia es aún más ridículo, monumentos en las villas con los nombres de los morts pour la patrie que murieron defendiéndola de la invasión germánica: un tal Hans Köhler, u otro Johann Herbst… Todo con mucho sentido. El Estado-nación es un invento decimonónico tan absurdo como la religión, pero con un enorme poder de movilización equiparable al de la idea de Dios, cuando ya este cuento dejaba de funcionar para reclutar ejércitos.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Una bonita cejialba (con tiempo, a la vuelta, intento concretar la especie).

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

La salida del tramo superior de las gorges du Cians. Al fondo se vuelve a cerrar de nuevo el curso, justo antes de desembocar en el Var, ya cerca de Niza.

En el valle se pueden distinguir una serie de paravalanches (ni idea de qué traducción tiene en castellano), protegiendo las casas y la carretera de algún “regalito” que venga rodando de las alturas.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+


Categories: Calaix de sastre

Los Tercios

La mirada del mendigo - Dc, 27/09/2017 - 13:31

“A por ellos, oé”: Así despiden por toda España a la Policía enviada a Cataluña

Supongo que no de manera muy diferente despedían a los Tercios que marchaban para Flandes. Estos son los demócratas, según la prensa del régimen.

Por cierto, que a Flandes le ha ido pero que muy bien en la historia desde que dejó de estar sometido a la Corona española.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+


Categories: Calaix de sastre

A terra que amo

La mirada del mendigo - Dm, 26/09/2017 - 10:20

+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+

As boullacas do carballo, defensa da árbore á picada dunha avéspora, dentro están as larvas)En castelán, agallones.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
+

A xente que aborrezo…

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Se o SEPRONA fixera o seu traballo, non sería difícil saber de onde ven eses entullos. Van cobrar o mesmo, traballen ou non, para que romperse os miolos.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Esta é a paisaxe máis típica de Ourense, aínda que non é a que saia nas guías de viaxes.

O monte queimado (antes había piñeiros), tralo que pranta (en primeiro termo), eucaliptos.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Seica os de cidade non recoñecedes o que é. Son os plásticos que envolven as alpacas de herba. O abrir unha, o gandeiro (ese ser de luz, gardián das esencias do pobo) guinda o plástico á beira do regato, para que o leve a enchente. Un clásico.

A última vez que andamos pola montaña asturiana, o cauce estaba literalmente cuberto destes plásticos. Que, coa erosión, rematan sendo microplásticos que entran na cadea trófica (tamén na nosa).

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Non sei qué merda debe ter na cabeza o que tendo o contenedor perto da casa, vai a unha pista a tirar a basura (unha bolsa de pienso para cans…)

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Coa moda das TFT, algunha vellas CRT (e esta non era nada vella) remataron rodando por calquera pendente abaixo. Outro clásico.

Este é o concepto de progreso na Galiza rural: tele nova para ver o Luar, e a vella (aínda que funciona perfeitamente)… ¡alí vai!

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Vacas pastando entre as xestas queimadas do último lume. Máis tradicional que o antroido.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

O único piñeiro que se salvou da queima, agora vai ter por compaña os Eucaliptos nitens (o único que pode soportar as xeadas destas serras).

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Tirárono vai anos dende a pista que pasa por riba. Vese tan novo porque era abatible, e abrímolo. Xa vedes que a superficie exposta estaba chea de musgo e follatos.

¿Qué pasa pola cabeza de alguén que, para desfacerse da súa basura, a carga no remolque do todoterreo e vai tirala nun prado? Nada, non pasa nada porque non máis que merda dentro da cabeza. Son porcos, fillos dun porco e dunha porca que sempre viviron entre merda. E esta clase de animáis é a mesma que queima o monte para velo “limpo”, a que pon piñeiros e eucaliptos porque “fanse pronto” e paréceslle divertido saír a matar animáis os Domingos. Non os verás cun libro na mao, pero empuñando un arma síntense alguén por unhas horas.

Os mesmos que a lexislación eleitoral sobrepondera para que lle den maiorías a unha dereita españolista que lles despreza. Por pobres e por galegos.

A lo menos comparto algo con esa dereita españolista, o desprezo, pero por a razón contraria: por non seren galegos. Porque quen lle fai mal a súa nai non é digno de ser o seu fillo.

E é o que falta nas aldeas: dignidade.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+


Categories: Calaix de sastre

¡Viven!

La mirada del mendigo - Ds, 23/09/2017 - 13:58

+

Eu teño escoitado moitas veces a parvada de que as serras galegas están ermas xa que nesas alturas non poden medrar máis que as carqueixas. Claro, logo visitas os Pirineos ou os Alpes, con cobertura arbórea até os 2.500 metros (piso subalpino), e pensas ¿que merda estás a dicir?

Por iso, pareceume tan importante esta atopada como para tirarlle unhas fotos. Como podedes ver, da neve asoman unhas poliñas de carballo (non sei se Q.robur, carballo, ou Q.pyrenaica, rebolo ou cerquiño). Estamos no Pico de Lago, en León, uns metros por debaixo dos 2.000m. Certo que é a cara solleira, tamén que estas serras son máis frías que calisquera montaña galega. E nestas condicións extremas, dase unha árbore que non está especialmente adaptada a montaña. Por riba dos carballos, entón, empezarían as faias e os bidueiros, e logo as coníferas, piñeiros e lárices. Pero é que por riba dos dousmil na Galiza non hai nada, só os cumios de Pena Trevinca (Pena Trevinca (2.127m), Pena Surbia (2.116m) e Pena Negra (2.121m)). Mesmo o cimo de Ancares, o Cuíña, está por debaixo (1.978m) da altura á que atopamos estes carballos.

No mapa hipsométrico, serían uns puntiños de cor marron escuro, xusto no límite entre Ourense, León e Zamora:

¿Qué quere dicir isto? Que o 99,9999% da superficie galega é climáticamente apta para que medren árbores do xénero Quercus, dende o nivel do mar até as serras máis altas.

Non hai excusas. Se os montes galegos están pelados, non é porque non poda haber árbores, é porque levan décadas, séculos, queimando todo o que levante máis de dúas cuartas. E así, é imposible que se restableza a cuberta orixinal das nosas montañas (para empezar, ten que facerse de novo terra, e para iso serven as especies de porte baixo que chaman “maleza”).

¿As montañas galegas cubertas de bosques como podemos ver noutros países europeos? Como posible, é posible. O que pasa é que non deixamos a Natureza reporse do dano que lle fixemos durante séculos buscando pastos para o gando. Esta é unha das verdades incómodas que na Galiza prefírese contornar en vez de afrontala.

+

En fin. E para non me por aínda de máis mala hostia, imos cun pouco de música. Como non lle podo chamar en rigor divertimento, digamos que é unha brincadeira musical que se lle ocorreu a Rossini un día que debía estar aburrido.

As cantantes sonvos a hostia, especialmente a que entra despois que, ademáis, segue moi ben a broma.

Fe de ratas: A asesoría musical deste blogue pásame unha nota advertíndome que a composición non é de Rossini, senón dun tal Robert Lucas de Pearsall, baseándose nunhas partes do Otelo de, esta sí, Rossini.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+


Categories: Calaix de sastre

Convocatòria a l'acte unitari que se celebrarà diumenge dia 24 a Sant Celoni (Festa del Sí)

Benvolgudes i benvolguts,

En relació als greus esdeveniments viscuts el dimecres passat 20 de setembre a Catalunya, la  CSM ha estat interpel·lada per les entitats celonines que convoquen la campanya en favor del Referèndum, per tal de que ens adherim als actes que se celebraran el proper diumenge, a la vila que ens aixopluga com entitat.

És conegut que la CSM no sol intervenir públicament en afers que escapen dels àmbits específics de la seva activitat. Aquest cop però, la Junta de Govern de la CSM ha entès que, davant els greus atacs que estan patint les llibertats individuals i col·lectives del nostre país i davant l'agressió contra la democràcia que això comporta, estem obligats a donar suport a les iniciatives que tinguin per objectiu fer costat a les nostres institucions i a les persones que les defensen.

Tal com han assenyalat els dirigents de les principals entitats ciutadanes que ens criden a la mobilització: «ja no és tant sols una qüestió del que cadascú vulgui votar, ara es tracta de defensar la democràcia, la llibertat d'expressió i la dignitat de la ciutadania d'aquest país».

llegiu més

Categories: Webs amigues

Resumen de la situación

La mirada del mendigo - Dv, 22/09/2017 - 00:05

Es terrible, tenebroso, que la viñeta que mejor representa la situación actual de los derechos civiles en España, sea de un sirio-palestino del campo de refugiados palestinos de Yarmouk.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+


Categories: Calaix de sastre

Consumos y emisiones en motores de automoción

La mirada del mendigo - Dll, 18/09/2017 - 20:15

Como necesaria segunda parte a la entrada de Contaminación por partículas en motores Diesel y gasolina, vamos a investigar la comprobación experimental de toda esa teoría. Para ello recurro a la nueva tanda de pruebas que está realizando el ADAC (si dijéramos que es el equivalente alemán de un RACE o un RACC nos quedaríamos muy cortos, edita por ejemplo un mapa de carreteras de Alemania que es incluso mejor que el soberbio Michelin francés), que desde Septiembre del año pasado incluye en las pruebas medidas de contaminantes.

Para ello, tomo como ejemplos cinco modelos de gasolina y cinco de gasóleo, intentando que sean más o menos del mismo segmento (utilitarios, aunque el Optima y el Clase B son berlinas) y representando las principales culturas automovilísticas (francesa, alemana, gringa, japo y coreana). Como ocurrió con el gasóleo, la inyección directa se ha acabado imponiendo en la gasolina y hoy prácticamente todos los modelos modernos la implementan en un intento de reducir los consumos (en motores de gran producción, creo que sólo debe quedar el 1.8 VVT-i de Toyota).

Afortunadamente, también estos teutones han tenido la magnífica idea de probar un vehículo alimentado a LPG (gases licuados del petróleo, propano/butano básicamente) y otro a CNG (gas natural comprimido, metano y algo de etano). Como comentaba en el cierre del pasado artículo, dos combustibles que deberíamos tener cada vez más en cuenta.

Desconozco las condiciones en las que se han medido estos valores, si con vehículos nuevos o ya rodados, creo entender que ha sido en banco de rodillos (condiciones normalizadas) pero con requerimientos más realistas y, en algún caso, con salidas a carretera con un equipo portátil. Si bien dentro de su gupo las diferencias son apreciables pero no significativas, sacando medias y comparando entre combustibles son enormes.

Claramente los Diesel tienen un problema con el NOx, mientras que los gasolina (y LPG) lo tienen con el monóxido de carbono (y el 1.4 TSI de VW tiene un problema MUY serio). Respecto a las partículas, de nuevo los gasolina son los más contaminantes, no sólo emitiendo más masa de partículas sino mayor número de ellas (luego hay mayor proporción de las más pequeñas y peligrosas PM<2.5). El caso más extremo es el Astra de gasolina, que emite más partículas que 20 TDI. Por cierto, muy buen motor el del coreano.

Sorprenden los de combustible gaseoso, que no son especialmente limpios en ninguna de las medidas y especialmente contaminantes en hidrocarburos (supongo que el propio combustible sin quemar, aunque podrían formarse también en el escape). Por otra parte, son los gaseosos los que menores emisiones de CO2 comportan.

A tenor de estos resultados, la única conclusión a la que puedo llegar es que distintos combustibles y ciclos contaminan DIFERENTE. Dentro de la Euro VI, no hay un combustible que podamos decir que es claramente más limpio, aunque quizá podamos acusar a la gasolina de ser la más contaminante (máximos en CO2, CO y PM). Al menos hasta que no se obligue a todos a montar un filtro antipartículas que corrija esas PM.

+

NOTA: Con el objetivo de diversificar fuentes, se podría pensar en el uso del LNG (metano licuado, en vez de comprimido) en aviación. El metano tiene una densidad energética (55,5 MJ/kg) superior al queroseno (46,2 MJ/kg), aunque el aislamiento térmico necesario (el punto de ebullición del metano es -161ºC) ya borraría esa ventaja. El problema de usarlo en automoción es que si llenamos un depósito y no lo gastamos, el metano se iría gasificando y habría que verterlo a la atmósfera (muy contaminante, por cierto). En un avión esto no es problema, ya que se reposta justo antes de empezar el vuelo con la cantidad necesaria. Además, la baja temperatura ambiental durante el vuelo reduciría la tasa de vaporización, que se podría calcular para que fuera similar al caudal de combustible necesario.

La principal ventaja es que hay más reservas de gas natural que de petróleo, y que ante un colapso del mercado de crudo al menos parte de la flota podría seguir operando. Y lo mismo con la automoción, es pura y simple diversificación energética. Y para ello, no se requerirían grandes adaptaciones en los motores actuales.

+

Por último, os recomiendo la lectura de un breve artículo sobre consumos: 10 verdades que descubrimos con los datos de consumo real de los coches. Supongo que los que seáis del gremio os sonreiréis, porque al sacar los coches a la calle se evidencian lo manipulados que están los datos homologados en laboratorio, cosa que ya sabíamos.

+

Y, a los que todo esto de tuercas y malos humos os la trae al pairo, como siempre no quiero que os vayáis de aquí con las manos vacías. Os dejo con un humilde gigante:

Descomunal.

En tiempos de Perón, a este fulano le macharon las manos los milicos para que no volviera a tocar la guitarra. Se le curaron los dedos, y volvió tocando aún mejor.

No me reprimo; allá va otra, de más joven.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+


Categories: Calaix de sastre

Deir ez Zor, el premio gordo

La mirada del mendigo - Dg, 17/09/2017 - 13:01

En estos últmos días, hemos visto cómo el ejército sirio ha levantado el cerco al que el Estado Islámico había sometido a Deir ez Zor, en una galopada a través del desierto, y en respuesta cómo las SDF (kurdos y rebeldes árabes demócratas) se han apresurado a lanzarse sobre la ciudad desde la otra orilla.

En realidad a los kurdos no les interesa para conquistar más territorio: para ellos supone de hecho un problema, ya que según las poblaciones controladas más al sur son de mayoría árabe, sus habitantes son más reticentes a aceptar una administración de mayoría kurda. Durante toda su vida se les ha enseñado que pertenecen a una raza superior, la estirpe del Profeta, y desde luego superior a los kurdos, los gitanos de próximo oriente. De hecho, el nombre oficial de Siria es República Árabe Siria. ¿Qué tal os suena República Federal Aria de Alemania?

No, el premio gordo que les espera es éste:

Como vemos, la mayoría de los pozos de petróleo están en la rivera izquierda del Éufrates. De ahí el empeño del Ejército Árabe Sirio en cruzar el río y de las SDF en impedírselo.

Ése es el trofeo al final de esta campaña contra el Estado Islámico: controlar la zona más rica en petróleo de Siria, que se abre desde el Éufrates hasta la frontera iraquí. Que no es tampoco es precisamente Ghawar o Baku, Siria nunca ha sido una potencia exportadora, pero permitiría a una hipotética región autónoma en el Norte de Siria la viabilidad económica; de ahí el interés kurdo por controlar esa orilla del Éufrates, y del gobierno sirio en impedirlo.

Pero claro, esos pozos aún están bajo control islamista, y es más sencillo planificar su conquista que realizarla. Especialmente porque cada vez les queda menos territorio al que escapar, y los últimos soldados del califato se defenderán como una fiera acorralada (quizá sobre el como, no es comparación sino identidad).

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+


Categories: Calaix de sastre

Prensa

La mirada del mendigo - Ds, 16/09/2017 - 18:48

Quería proponeros una cuestión, pero antes hago una breve digresión, cómo no, acerca del monotema.

Estaba consultando la versión USA de Reuters, cuando me llama la atención en la barra lateral una de las noticias sobre “Catalonia”: Police in Catalonia hunt for hidden ballot boxes in bid to foil referendum.

Es encomiable el afán que pone la prensa del régimen en convencernos, en el más puro estilo orwelliano, de que democracia significa que los ciudadanos no puedan votar, o más concretamente, que la ciudadanía no tenga derecho a autoorganizarse políticamente en la forma que crea conveniente. Celebro enormemente tal empeño, ya que gracias al cual podemos tener un respiro de noticias de Venezuela.

La cuestión es que el resto del mundo, no sometida a semejante didáctica, asiste con el gesto torcido a la cacicada autoritaria de un Estado que cada vez se parece más a Turquía. Bueno, o al revés, no lo tengo yo muy claro. Menudo papelón estamos haciendo.

Son dos concepciones del Estado, uno como organismo del cual un pueblo decide dotarse como medio de autogobierno. Otra, la del Estado-nación no determinado por la libre voluntad de los ciudadanos sino por Dios y la Historia (es decir, por el número de cañones y los matrimonios de conveniencia).

Tanta patochada para no reconocer lo evidente: si Catalunya se independiza, y detrás va Euskadi-Nafarroa, lo que quede de España estaría económicamente al nivel de Portugal. A lo cual he de añadir que no se independiza quien quiere sino quien puede: para Galicia poder buscar su propio destino sin Castilla, primero debería desarrollar una economía que se pudiera sostener por sí misma. Muchas pensiones que pagar, y muy poco interés de los pocos jóvenes en quedarse y cargar con ese fardo.

Cierro el inciso y retomo la cuestión, que ya hace tiempo quería plantearos. ¿Qué medios usáis para informaros? Medios de calidad, en el que se ofrezca información para adultos intelectualmente normales, quiero decir, no la papilla mascada que ofrece la prensa nacional con un muy mal disimulado afán de persuasión sobre del de información.

Hace años, asqueado de El País (de la prensa española, quizá el medio de más calidad ahora mismo sea El Confidencial) me fuí al NYT, acreditado como el mejor periódico del mundo (y, de paso, practico inglés). Muy buen medio, sin duda, pero aún así la necesidad de clicks para sostener su estructura de gastos obligan a popularizar, banalizar los temas y su tratamiento. No es que me las quiera dar de intelectual (más bien snob), pero cada vez tengo mayor conciencia de vivir en un mundo global en el que se verifica con mayor claridad una locución latina que salía hace poco a colación en un comentario:
Homo sum, humani nihil a me alienum puto

Limitarme a la prensa local es un localismo provinciano, pueblerino, en el que no consiento en caer: el mundo es mi patria y la humanidad, mis conciudadanos.

En esa búsqueda de información de calidad, he llegado a una conclusión sorprendente: la prensa económica. Hacía tiempo que consultaba el FT (sí, lo digo totalmente en serio, prensa ultraliberal mas de calidad), pero cada vez dejan menos contenidos en abierto, así que he buscado y encontrado otras alternativas gratuitas que creo aún mejores: Reuters (donde ojeándolo encontré el enlace que os pasé) y Bloomberg, por supuesto en sus ediciones internacionales, nada de provincianismos.

En el fondo, tiene su lógica: el tipo de cliente de la prensa económica no quiere que le coman la oreja reafirmando sus prejuicios y convicciones, sino información de calidad, objetiva, para tomar decisiones de inversión. Yo buscaba información profesional para profesionales, y esto es lo más parecido que he hasta ahora encontrado.

Y ahora, tras yo exponer mis razonamientos. ¿Qué hay de los vuestros? ¿Qué medios os parecen mejores para conocer la actualidad en el mundo? Información sin mascar, sin adulterar, acercándose en lo posible a los datos crudos.

En realidad, aún busco un nivel superior de información, mucho más técnica: esto es así, así y asá. Y si el periodista quiere dar su opinión, porque le debe parecer muy importante, abre un blog y que ahí le lea su puta madre, que a mí no me interesa. De hecho, se puede ahorrar el firma la noticia porque me importa un carajo cómo se llame. Si su identidad tiene algún reflejo o incidencia en la noticia, es que no me interesa leerla: está contaminada. ¿Conocéis algo así? Datos, estadísticas que contextualicen la información, y omisión absoluta de declaraciones de afectados mostrando “el lado humano de la noticia”. La humanidad ya la pongo yo, y poner la opinión de Fulanito Pérez y no la de otros miles o millones supone un sesgo en la información inaceptable (lo que elimina a por lo de más un buen medio como The Guardian).

¿Alguna sugerencia de un medio así?

+

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+


Categories: Calaix de sastre

Fira mediambiental del Montseny -ECOVITA

Benvolgudes i benvolguts,

Els propers dies 16 i 17 de setembre se celebra la primera Fira mediambiental del Montseny (ECOVITA) a Riells i Viabrea, que avui us anunciem.

La Coordinadora per a la Salvaguarda del Montseny (CSM) ha estat convidada a participar en ella i hi serem presents amb un estand propi i amb la xerrada “Amenaces mediambientals al Parc natural del Montseny”, que tindrà lloc el diumenge 17 a les 11:00h a la carpa principal del recinte.

Dessota d’aquestes línies hi trobareu el programa complert de la Fira.

Us hi esperem!

 

data:  Ds, 16/09/2017 - 10:00 - Dg, 17/09/2017 - 19:30 Lloc:  Avinguda Can Salvà, 100 - 17404 Riells i Viabrea
Categories: Webs amigues

Agora chove menos

La mirada del mendigo - Dj, 14/09/2017 - 00:06

O outro día estaba paseando no luar e cheguei a un prado onde adoitaba ir de neno a bañarme. Veume de súpeto á mente unha imaxe daqueles días, nos que os nenos entrabamos e saiamos da poza deixando o chao lamaguento; todo aquel campo zumegaba auga. Pechando os ollos da memoria contemplaba a triste realidade: un campo de herba curta e murcha, nada do cheiro a terra húmida, só unha charca onde corría unha auga limpa como o cristal.

Ben sei que o clima cambia, e que cando os arqueólogos descubren un xacemento, pode amosar que aquela sociedade vivía en outras condicións climáticas diferentes. Pero eu estoy a falar das miñas lembranzas. Non fai nen trinta anos diso, aínda podo pechar os ollos e ver os meus pes cheos de bulleiro e herbas ó saír do río. Dun río que deixou de serlo xa en Xullo.

Lembro a primeira vez que vin o Tâmega secar. Será vai pouco máis de 10 anos. Eu pensaba que aquelo non podía ser posible, e cando vin o leito seco percorreume un arrepío. Algo non andaba ben no mundo, ver o río secar era antinatural, como escoitar a unha rá falar. E secou o ano seguinte. E o outro. Secaba a final do vrao, por estas datas. Este ano, en Xullo xa había tramos nos que só había pedras. Estas fotos tireinas antonte: son varios kilómetros nos que o curso do río vai seco e pódese camiñar polo leito como por unha pista.

+
+
+
+
+

+
+
+
+
+

+
+
+
+
+

É o somier enferruxado dunha cama plegable. Atopar isto (e outras tantas cousas máis) no leito dun río seco é unha imaxe propia do Terceiro Mundo do que Galiza nunca saíu.

+

Os vellos din que agora chove menos, aínda que penso que non é a única explicación, senon tamén a sobreexplotación do acuífero que baixa o nivel freático por debaixo da cota do leito. Pero, canto hai de certo? Non serán cousas de vellas, un sesgo perceptivo da súa (e miña) memoria en que todo era máis verde e luminoso nun pasado mitificado?

Pois ten razón os vellos. Ó pouco de cambiar de século, entramos nunha fase seca que este ano tocou fondo (tamén o ano pasado foi excepcionalmente húmido).

Unha baixada da media de choiva caída de 200mm/m² é a diferencia que pode haber entre a pluviometría de Ourense e a de Zamora, e esta mudanza das condición ambientáis necesariamente provoca cambios na paisaxe.

Os freixos xa non ten follas, as dos carballos murchan, e na primaveira veremos se resistiron ou morreron. Pero o máis preocupante é que paréceme que esta é a nova normalidade co quecemento global, e que só pode ir a peor.

Nota: de feito, penso que a criminal xeada de fináis de Abril foi consecuencia indirecta da primaveira tan seca: sen humidade ambiental, a entrada dunha masa de aire frío derrubou as temperaturas, sen a amortiguación do calor latente que da o material de maior capacidade térmica: a auga. Paradoxalmente, o quecemento global pode provocar máis desas xeadas serodias que estragan as colleitas.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+


Categories: Calaix de sastre

El mal capitán

Socarrao. De l'horta al mar - Dc, 13/09/2017 - 17:31

VHF Canal 16

Socarrao II, Socarrao II. This is Cargo Star.

En el AIS aparecen 240 metros de eslora, 37 de manga y 16 nudos de velocidad. Aunque cerca, el aparato no da riesgo de colisión.

Con todo el trajín no nos da tiempo a contestar antes de que repita la llamada con el tono ya más enfurecido.

 

Socarrao II, Socarrao II. This is Cargo Star.

Aquí Socarrao II. Adelante.

You are stupid. You are stupid. You are stupid.

Y así hasta once veces.

Cuando por fin suelta el micro y deja el canal libre, con voz de cordero degollado, Roser contesta.

Aquí Socarrao. Somos un velero de 35 pies y ahora mismo nos encontramos con poca capacidad de gobierno. Disculpa si te hemos molestado en algún momento.

No hay respuesta. Sólo ese crujir de fondo que se oye en la emisora a la escucha. Mientras el temporal arrecia y en el cielo, se forma un donut de nubes que no augura nada bueno.

Nos lo advirtió Eduardo de Tapana, Juan del Aldo en NZ y no sé cuántos marinos más, cuidado con los sumatras, que les dicen terribles por algo. Una vez cambie la corriente hacia el este, por ahí no pasareis.

Para explicar cómo hemos llegado a esta situación, la cual no ha sido por gusto, tenemos que remontarnos unos meses atrás y aclarar ciertos detalles. Así se entenderá mejor.

Después de dejar Borneo, ponemos rumbo a Singapur. A motor. Siempre sin viento. En nuestra ruta hacia el norte, todavía fondeamos en paradisíacas islas de Lingga y Riau, Indonesia, las que merecerían una estancia más larga. Pero no se puede ver todo. Ahora Singapur.

 

Lo que más impresiona cuando llegas en barco es la cantidad de barcos que hay en Singapur. El lugar con más tráfico marítimo del mundo. Eso sí, muy ordenadito todo. Pero se ponen los pelos de punta cuando tienes que cruzar esa autopista llena de petroleros y cargueros y remolcadores y cualquier buque que puedas imaginar. Y en medio de todo el follón, un pescador con su piragua y su línea ganándose el jornal. Nosotros todavía no disponíamos del maravilloso AIS en ese momento, así que cruzamos a la vieja usanza: corre corre que te pillan. Pero bien, está todo muy organizado.

El barquito rojo mide 200 metros

También impresionan sus astilleros enormes donde ultiman la construcción y abastecimiento de unas gigantes plataformas petrolíferas autopropulsadas y que portan un taladro de unos 200 metros de altura o más.

Plataforma petrolífera

Singapur es una isla totalmente cercada y patrullada las 24 horas del día. Una enorme valla, instalada dentro del mar, circunvala la isla. Un barco aduanero cada milla hace guardia. Cada domingo hay prácticas militares con sus costosos fuegos de artificio.

La modernidad es la característica de Singapur. Ellos la llaman la Europa asiática. Y en verdad es un contraste fulminante cuando vienes de Indonesia.

Singapur de noche

Todo está impecable. Sin grafitis en las paredes. Sin chicles en el suelo. Todo perfecto. Bulevares subterráneos. Paseos de cristal adornados con fuentes de agua que en la noche cambian de colores al son de la música. Enormes edificios que soportan en sus azoteas un inmenso transatlántico desde el que se proyecta un espectáculo de luces laser y demás efectos futuristas. Todo en un ambiente decorado por azafatas que, en plena calle, te invitan a degustar los mejores postres de los locales para ayudarte a decidir. Es un país de vanguardia en toda regla.

Ojo con el barquito que no encontró amarre.

Han encontrado un equilibrio entre espacio y población. Más del 70% de la isla es espacio verde. Por otro lado, el 97% de la población vive en la única ciudad, Singapur, en un espacio por persona de menos de 30 m2.

Es caro. Si vienes por aquí, tráete dinero. Todo es tan lujoso, al menos en apariencia, que nos sentimos un poco vagamundos con nuestras ropas curtidas por el sol. Es curioso el contraste. Hace unas semanas le regalé una vieja camiseta, que había utilizado para limpiar pintura y  barniz, a un pescador en la isla de Flores y, a pesar de los agujeros y las manchas, le pareció de lo mejor.

Nosotros estamos solamente cinco días. De hecho, el barco lo dejamos en Malasia, en Puteri Marina, justo a un puente de distancia de Singapur y mucho más barato. Lo de Puteri es verdad, se llama así.

Sin entretenernos mucho, avanzamos hacia el noroeste siguiendo la costa de Malasia (os acordáis? El país de Sandokan) a través del famoso canal de Malaca. Este estrecho paso que comunica el Pacífico con el Índico fue, no hace muchos años atrás, apenas una década, una activa zona de piratas que, escondidos entre los manglares, atacaban el intenso flujo de barcos que transita esta ruta. Afortunadamente para nosotros, la situación ha cambiado radicalmente.

Seguramente condicionados por el héroe del tigre de nuestra infancia, creíamos que Malasia nos depararía una sorpresa de paraísos naturales. Y sí, la sorpresa la tuvimos, pero no como creíamos.

Los cambios de marea no son suficientes para renovar el agua en el canal de Malaca, con lo que toda la porquería, plásticos y demás quedan atrapados por aquí de por vida. El agua chocolate, muy pocos peces y cero aves marinas.

Port Klang, en el canal de Malaca

Los malayos lo pescan todo. Lo de pezqueñines no, gracias…. Tralará. Todo es todo. Los peces se clasifican de centímetro en centímetro y centenares de barcos pesqueros arrasan con sus redes milimétricas, que más parecen mosquiteras, estas castigadas aguas. Así de claro, no hay pez que entre en el canal de Malaca y sobreviva a las redes de pesca.

Pesca al cerco en Malasia

En tierra lo mismo. Todo arrasado para el cultivo de la palma.

Aún después del destrozo, Malasia conserva verdaderas joyas de la naturaleza: el escaso orangután negro, el famoso tigre, la anaconda gigante y la cobra asiática, un gran número de especies de gibones y monos, espectaculares manglares, tucanes, águilas arpías y pescadoras (que utilizan los veleros como plataforma para devorar sus presas), y otro montón que seguro nos olvidamos. Desde aquí animamos a los malayos a recuperar el amor por su flora y su fauna.

Es habitual encontrarte con ellos en la calle

Pero bueno, casualidades de la vida. Otra vez la VHF, que capta una llamada, con un acento sospechoso. Son Dani y Sandra del velero español Piropo. Además ella vecina de Terrassa! Dos egarenses náuticos en Malasia.

Levantamos el ancla y zarpamos a su encuentro. Nos caemos bien enseguida. Sea por la necesidad de los cuatro de hablar en nuestra lengua después de tanto tiempo en países extranjeros o porqué simplemente somos unas cotorras, estamos cuatro días sin parar de hablar y, como no, arreglando el mundo y volcando unas cervecitas sin querer. Bueno, Sandra no, que está con lo del embarazo y lo lleva bien.

Piropos y Soquis

Aprovechamos para saludarlos y felicitarlos por su vuelta al mundo y su recién paternidad. Invitaros a todos a que leáis su blog, que también está un poco atrasado y con el que estamos haciendo una regata para ver quién es más lento. Dani, estamos impacientes por leer tu relato sobre la travesía y semi naufragio en el mar Rojo.

http://www.guimaraens.org/piropo/

Seguimos rumbo al norte con la intención de buscar una marina donde sacar el barco del agua, dejar que se seque y volar a España. Al final subimos hasta Tailandia, donde nos obligan a instalar el AIS para entrar en el país. Como los precios de varadero son más caros que en la vecina Malasia, vale la pena volver a bajar a Pangkor para instalar allí al Socarrao.

Es la primera vez que volamos a España desde que zarpamos de Port Ginesta cinco años atrás. La caducidad del pasaporte es motivo de peso; y ya de paso, renovar DNI, carnet de conducir, carnet de patrón, licencia de radioaficionado, etc. etc. etc.; y por supuesto, visitar a la familia y amigos, que ya están preguntando qué tipo de capitanes somos, que hay chancletas a la deriva que van más rápido que nosotros. Estamos nerviosos de reencontrarnos con nuestras personas y lugares queridos y ver qué cambios han experimentado, ellos y nosotros, en este tiempo. Nerviosos porque todo el mundo nos acribille a preguntas. Nerviosos por cuales van a ser nuestras reacciones después de vivir tanto tiempo asalvajados.

Ya en España, pues como siempre, a tope. Venga jamón, venga carne, que pescado ya habéis comido mucho, ya está bien de omega3. Total, cinco kilos de más. Acostumbrados a plátanos y arroz, nos llevamos las reservas puestas para un año. Gracias a todos por vuestra amabilidad.

Todo nos parece muy limpio, muy iluminado, los coches nuevos, todo el mundo bien vestido. Los árboles nos parecen pequeñitos, como si fuesen de adorno comparados con los tropicales. Ya es primavera, pero para nosotros el aire es frío. La luz del sol es blanca, no amarilla. Aunque lo que más nos sorprende de todo es que muy pocos nos preguntan por nuestro viaje y todos se afanan en explicarnos qué les ha sucedido en este tiempo. Lo que para nosotros es perfecto, así no tenemos que explicar todo el rato lo mismo y los cotilleos siempre gustan.

La mejor pregunta que nos ha hecho: Así en general, resumiendo, cómo lo habéis visto? Nos van a invadir?

Vuelta a Malasia. Estamos a primeros de junio. Nuestros planes son zarpar en seguida para cruzar el Índico hasta Madagascar. Mientras estamos en España, el Socarrao queda a cargo de Jou Li para reparar un sinfín de pequeñas burbujitas, golpes y arañazos que el casco tiene justo encima de la línea de flotación. Las algas habían agarrado con fuerza y ni cortándolas una vez a la semana era suficiente, lo que era ya insoportable. Pero claro, Jou ha hecho muy poco estos dos meses. Con nuestra presión y ayuda acabamos pintando toda la obra muerta.

El Socarrao en pleno lifting

Y ya que estamos, en los ratos muertos, nos da por mirar la base del puntal del palo mayor, ya que la puerta del mamparo central se quedaba enganchada. Desastre total. Toda la platina que hace de base, podrida. Corta la fibra que protege el puntal tanto en el mamparo como en el suelo de la ducha, apuntala el mástil para no tener que desarbolar, corta lo podrido, sanea y limpia, construye una platina para fijarlo de nuevo, instálalo, que quede bien y reconstrúyelo todo. Para los que no sabéis de barcos, sólo deciros que es un trabajo bastante complicado, no por el trabajo en si, sino por el planteamiento para ahorrar tiempo, costos y trabajo, evitando quitar el mástil y cortar el mamparo del camarote. Las posiciones para trabajar siempre horrorosas. Con las fotos os haréis una idea.

Base del puntal completamente oxidada

Puntal de varadero para soportar el mástil

Saneando el puntal

Nuevo asiento para el puntal

Apretando los tornillos acaba de ajustarse el puntal a la cubierta

 

Colocamos de nuevo el suelo de la ducha, el desagüe y el embellecedor del puntal. Fibrar, pintar, pulir y a navegar.

 

Con todas las complicaciones, zarpamos el 25 de agosto de Malasia. Es muy tarde. La opción más sensata sería volver al sur a Indonesia y entrar al océano Índico por Java, lo que implica 1500 millas más, todas a motor, y llegar allí para zarpar tarde también.

Coincidimos con otros dos barcos retrasados con los que llevamos dos semanas observando los partes meteorológicos. También sus equipos de tierra nos ayudan con la interpretación de la meteo desde Nueva Zelanda, Sudáfrica, Brasil. Todos coincidimos, por delante diez días de un excelente parte con vientos del sur de 10-15 nudos en todo el oeste de Sumatra. Ideal para ir por el norte de Sumatra y ahorrarnos esas millas. Con estos partes, aun sabiendo que la corriente ya ha cambiado y es hacia el este, creemos que nos da tiempo de adentrarnos bien en el océano Índico antes de que se establezcan los vientos del noroeste, que son los que deberían soplar ya para estas fechas. Cuando cambie, diez días después, podremos hacer rumbo hacia el sur-suroeste hasta encontrar los alisios del sur. Así que zarpamos a toda prisa, justo terminar las reparaciones, sin probarlas y después de 5 meses el barco en seco.

La foto lo dice todo. El detallito de proa…

Al tercer día de dejar Malasia, acercándonos al norte de Sumatra, lo que nosotros y los demás meteorólogos no habíamos contado, es el tráfico naval. A diferencia de en el canal de Malaca, aquí no hay regulación del tráfico, lo que significa que cada barco va por donde quiere. Y hay muchos barcos, muy grandes, y van muy rápido, tanto que levantan unas olas que, llegado un punto, sumado a la corriente en contra, no podemos superar y nos vemos obligados a acercarnos a la isla de We donde la corriente, según avisa la carta, puede llegar a los 6 nudos en contra, aunque afortunadamente no es el caso. Nos cuesta casi dos días y mucho gasoil superar estos obstáculos y avanzar 50 millas.

El día amanece a la vez que entramos en el océano Índico y lo hace soleado, radiante. A las 10 de la mañana empieza a soplar el pronosticado sur, suave, de 10 nudos, fresquito. Unos delfines con la panza rosada juegan alrededor del barco. Eso es bueno, no? El mar, grande. La corriente, muy fuerte, nos lleva hacia el noreste. Pero el viento es bueno y el barco navega bien.

Viento frío del sur recorre la costa oeste de Sumatra, una cordillera de 3000 metros de selva húmeda y caliente, toda la humedad es conducida a este punto.

A las 12 del mediodía empezamos a rizar velas. A nuestro alrededor, grandes cúmulos ennegrecen el cielo. De golpe, un claro se abre en el cielo y un aire frío se desploma sobre nosotros formando un viento monstruoso. Al momento, todo negro, visibilidad cero y la lluvia. A 100 km/hora las gotas de agua son como perdigones y causan heridas en la piel.

El viento cambia constantemente y nos zarandea. La corriente, cada vez más fuerte, nos deriva completamente al norte. Nos cuesta encontrar un rumbo cuando todavía no hemos ni acabado de rizar las velas. El mar crece. Y sin darnos cuenta, nos encontramos en medio de todo el tráfico naval de nuevo.

Se trata de los terribles sumatras, un fenómeno local con vientos muy violentos de 50 nudos o más. El equipo de tierra nos advierte que va a durar dos o tres días más. Previsión meteorológica a la basura.

Gastamos mucho gasoil, demasiado. Hemos consumido más de la mitad de las reservas de combustible para llegar aquí. No avanzamos por culpa de la corriente de 3 nudos en contra y las tormentas que se suceden una detrás de otra a intervalos de 3-4 horas. Continuamos en este follón de barcos del que no podemos salir. Y nos queda todavía 3000 millas de Índico por delante.

Suena la VHF. Roser contesta.

You are stupid. You are stupid…

Un poco de razón no le falta a este capitán. Pero que es un amargado, también. Nosotros lo vemos en el AIS, igual que él a nosotros, y en ningún momento hemos alterado su rumbo. Este incidente con nosotros y su conducta, le costará la represalia de otros capitanes mercantes que surgen en nuestro apoyo.

Aun y así, tiene razón en que no vamos a pasar por aquí y su regañina nos hace decidir dar la vuelta.

Rumbo al este. Un golpe al orgullo personal. Todos los preparativos y las compras para pasar un mes en la mar. 400 litros de gasoil quemados para nada. Y ahora a esperar a que cambie la corriente, lo que tardará meses.

En nuestra huida batimos un record personal y navegamos 160 millas en 24 horas.

Nos cruzamos con buques de guerra y un submarino, los cuales no aparecen en ninguno de nuestros aparatos electrónicos.

El mar nos deja las imágenes de las proas de los grandes cargueros hincándose en un mar embravecido, avanzando contra viento y corriente; para luego elevarse hacia el cielo adornándose con enormes cortinas de agua, enseñando los bulbos de sus rodas; para volver a estrellarse y sumergirse dejando que las olas correteen su cubierta.

También nos deja la noche estrellada más mágica de nuestra vida, de la que ya os hablamos, cuando entramos a refugio de las islas Nicobar.

Próximo destino: Tailandia.

 

Post data: A partir de los 50, el anemómetro se volvió loco. Pero mola la foto, eh?


Categories: Webs amigues